Cómo conseguir tus propias semillas de brocoli

Las semillas de brocoli son todo un reto para el aficionado a la horticultura. Si te fascina el brócoli y has decidido cultivarlo, Mr. Broko te ofrece las mejores recomendaciones para que puedas conseguir de manera autosuficiente tus propias semillas de brócoli.
semillas de brocoli

Si deseas conseguir semillas de brocoli ante todo debes saber que el brócoli es autoestéril. ¿Qué significa ésto? Ésto quiere decir que necesita de más plantas para poder producir semillas sanas y viables, necesitarás como mínimo 10 de ellas para obtener buenas semillas de brocoli.
También deberás asegurarte cuando compres o consigas las primeras semillas de brocoli para tu producción de que no sean de variedades híbridas sino orgánicas. Asimismo presta atención a no plantar cerca de tu brócoli otras plantas de la misma familia como coles, nabos, coliflores… ya que se cruzan con muchísima facilidad y perderían su valor como productoras de semillas de brocoli. Como mínimo deberías comprobar la ausencia de estos cultivos a 1,5km del tuyo.

Primeros pasos para obtener semillas de brocoli

Así que partiendo como base de estos consejos, lo que debes hacer para tener una excelente provisión de semillas de brocoli paso por paso es lo siguiente:

  1. Una vez seleccionada la variedad y crecidas las plantas iniciales de brócoli que deseas como productora de semillas, vendrá la fase de crecimiento en la que el brócoli solamente producirá hojas
  2. Pasado un tiempo y gracias al frío la planta entrará en la fase de inducción floral, que es cuando se iniciará verdaderamente el proceso de floración.
  3. A partir de entonces es cuando la planta desarrollará la pella central, fase en la que podrás recolectarla para consumirla si lo deseas junto con algunas pellas laterales que irán surgiendo.
  4. Ahora es cuando debes prestar atención: deja uno o dos brotes laterales sanos en cada planta para que se desarrollen las semillas
  5. Las semillas se producirán dentro de vainas, que deberás recolectar antes de que se abran por sí mismas, siempre que se haya secado la planta y haya tenido tiempo de madurar, que suele coincidir cuando las vainas se han quedado de color marrón.
  6. Ata las plantas secas que contienen las vainas y mételas dentro de una bolsa de papel. Cuélgalas boca a bajo en un lugar fresco y espera a que terminen de secarse.
  7. Si no han caído solas al cabo de un tiempo, las podrás desprender fácilmente una vez estén completamente secas.
  8. Llegamos al final del proceso: si todo ha salido como debería habrás obtenido una gran cantidad de semillas de brocoli, ¡que las disfrutes!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar