• MR.BROKO

    Blog

Blog

24
feb
0

Cómo saber qué brócoli comprar

24 febrero, 2017
qué brócoli comprar No nos cansamos de repetirte los beneficios que reportará para tu salud y la de los tuyos el consumo de brócoli, pero no todo vale.

Cuando vas a la frutería o al supermercado ¿te fijas bien en los alimentos que estás comprando? En los productos frescos es muy fácil identificar cuál es la mejor opción para meter en tu carro de la compra. Por eso, hoy desde Mr.Broko queremos ayudarte a responder la pregunta que brócoli comprar en función de su aspecto físico.

- Fíjate en los tallos del brócoli, estos deben estar tersos y rígidos, así sabrás que la cadena de frío no se ha roto.

- El color del brócoli es de un verde oscuro e intenso, por eso si ves que está más claro por ciertas zonas o que no es suficientemente verde, si no que tira a amarillo, es que ese brócoli no es fresco.

- Al igual que el tallo tiene que estar duro, las múltiples cabezas florales del brócoli tienen que estar apretadas y bien agarradas unas a otras. Si ves que entre unas cabezas y otras existen huecos, es que los tallos no están lo consistentes que deben y el brócoli ha empezado a ponerse malo.

Estos 3 sencillos pasos te ayudarán a responder a la pregunta qué brócoli comprar de la tienda para que puedas disfrutar de todas sus propiedades y nutrientes de manera cien por cien fiable.

Y una vez claro qué brócoli comprar, ¿cómo lo conservo?


 

Pero claro, de poco sirve elegir el brócoli más fresco de la tienda, si cuando llegas a casa y no lo consumes en ese mismo día, no lo conservas como se debe. Esta hortaliza de la que tanto te puedes beneficiar, tiene un periodo de vida muy corto, más o menos de una semana. Por eso, cuanto mejor conservada la tengas en casa, mayores serán los nutrientes y vitaminas de los que podrás gozar con su consumo.

Así pues, una vez llegues a casa de la compra y si no vas a elaborar la comida o cena de ese día con brócoli, lo que tendrás que hacer es:

1. No lo laves, la humedad no es buena para esta hortaliza ya que favorecerá la aparición de moho.

2. Si no viene envuelto en film o en una bolsa, hazlo tú mismo. Puedes filmarlo y dejar un pequeño agujero para que transpire o meterlo en una bolsa de plástico perforada.

3. Una vez esté envuelto, mételo en el frigorífico, pero no en cualquier sitio. Los cajones del frigorífico están diseñados para los productos más delicados como las verduras, las frutas o las hortalizas, de este modo el frío será el apropiado para mantener los productos en buen estado, pero sin ser excesivo.

Deja tu comentario


× 4 = veinte